Efectos Personales

La protagonista de este monólogo, cuyo nombre es Casalia Belprop (sus admiradores la llaman Diva), se encuentra encerrada en un depósito de equipajes de algún aeropuerto del mundo. Rodeada de maletas, bultos, paquetes y envoltorios busca con desesperación sus efectos personales que no aparecen. Poco a poco se da cuenta de que nunca saldrá de allí adentro.

A lo largo de la obra trata de deducir en qué país está, en qué continente, si está llegando o está partiendo. Ante la falta de respuestas empieza a abrir maletas ajenas donde encuentra los más variados objetos.

Este monólogo refleja un desafío actoral y de puesta en escena, las maletas son portadoras nómadas de nuestra memoria colectiva y personal.

En un momento como es el comienzo de este milenio, donde millones de personas nos movemos de los sitios amados buscando unas mejores condiciones de vida, pero con el dolor de la distancia y el esfuerzo de entender lo inentendible, este monólogo apunta a una reflexión sobre todo este estado que nos produce un continuo extrañamiento. Extrañamiento en lo personal, que incluye la poesía y el humor, indagación en las maletas de nuestra memoria, la apertura al juego y a la creatividad para no dejar de ser quien se es.

“Efectos Personales” se representó en Casa de América (Madrid). Fue invitada al VI Encuentro de mujeres de Iberoamérica en las artes Escénicas del FIT/Cádiz 2002 y seleccionada para la Gala del VI Certamen de Teatro para Directoras de Escena de Torrejón de Ardoz-2003

Autora: Diana Raznovich
Actriz: Alejandra Majluf
Arte: Clara Notari
Realización de vestuario: Kito Rojas
Prensa: Toma Previa
Asistente de producción: Julio Majluf
Producción: Guillermo Pilosio
Dirección y puesta en escena: Laura Suárez

Auspicia: Embajada de la República Argentina

Vídeo